lunes, 3 de octubre de 2011

Amargas ilusiones...

Aún me siento como si estuviera en ese triste torrente enfrente del rio, esperando algo, que ni siquiera llegó, llena de ilusiones las que rápidamente marchitaron mientras yo iba esperando y el cielo iba oscureciendo, los minutos iban pasando y mis ojos se iban llenando de tristes lagrimas llenas de decepción, odio y amor… pobres y malignas ilusiones que te hacen ser feliz por un pequeño momento, pero que te hacen sufrir durante un duradero tiempo, un tiempo largo e intenso, en el cual no paras de pensar en porque empezó todo esto.. ¡Porqué tuvo que empezar! ¿No ves que me haces ilusionar?.. ¿No sabes lo duro que es, estar sola en un rincón llena de soledad y inundado como un pozo de lágrimas, sin saber cómo pararlas? Pero sólo queda una cosa por hacer… esperar a que venga otra ocasión, para volver a caer, y así es el trayecto de vida… dicen que de los errores se aprende, pero hay veces, que por mucho que tropieces con una piedra, nunca sabes cómo esquivarla, y acabas volviendo a caer…

No hay comentarios:

Publicar un comentario